A primera vista,la decisión del gobierno de impulsar diálogos con las FARC, anunciada en septiembre e que entró en su segunda fase el 18 de octubreen Oslo, podría hacernos pensar que como sostiene el Secretario de la OEA, las condiciones para la negociación son hoy “mucho mejores” que en el pasado. De hecho, las experiencias exitosas de principios de los 90 que llevarona la incorporación del M-19, y las menos felices como el Caguan (1998-2002); al igual que las mas de 50 guerras civiles que terminaron desde el fin de la guerra fría, constituyen un acumulado útil para este nuevo proceso (Medina, 2012); (Tickner, 2012).

De otra parte, si por un lado,el Presidente Santos como ministro de Defensa del gobierno anterior,conoce bienla realidad del conflicto y los aspectos políticos y técnicos de la ofensiva estatal durante el Plan Colombia y la Política de Seguridad Democrática. Del otro lado, la guerrillasabe que pese a perder la “ofensiva estratégica”, el haber mantenidola unidad  le daun poder negociadorimportante (Medina, 2012).

En este orden,a diferencia de los diálogos iniciados en 1982 y 1999, estos acercamientos nacen de contactos persistentes y sigilosas durante mas de un año, a pesar de las criticas de sectores políticos y militares a la política de seguridad del gobierno; y la muerte de “Alfonso Cano” jefe de las FARC, a manos del Ejercito en 2011 (Medina, 2012).

Así mismo,el “Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera” suscrito por las partes, fija una agenda mucho mas acotada que la del Caguán: Desarrollo agrario, participación política, fin del conflicto, drogas y victimas.

Otro factor positivo aludea la economía de la guerra;el Estadoha llegado a un gastobélico (3,3% del PIB en 2011) difícil de sostener y superar apelando a impuestos de excepción (Medina, 2012), al tiempo que EUA viene recortando la ayuda militar desde 2009 (Ramírez, 2011).

Internacionalmente, hay también buenas señales como la disposición de Chávez, las insistentes declaraciones de Castro sobre la obsolescencia de la lucha armada de la guerrilla colombiana (Medina, 2012), yel apoyo del Departamento de Estado y de Unasur.

Pero, ¿cuales serian algunos escollos?

Primero, la radicalidad.No solo en las FARC, que aprovecharon la reunión de Oslo para exponer su ideario y plantear en tono desafiante aspectos que escapan a la agenda acordada: el cambio del modelo económico y de la doctrina militar. Sino del lado del establecimiento: gremios, militares y el uribismo que respondieron al discurso de Iván Márquez, hablando del desencanto de los ciudadanos con un proceso que seria otro Caguán;o que se le estaría dando un ‘baño de popularidad internacional” y el estatus político de ejercito insurgente a una guerrilla casi derrotada. Para estos sectores, la invitación del gobierno a que los rebeldes compitan en la legalidad seriauna concesión para la Paz con impunidad.

A la construcción de confianza contribuye poco que la política de Santos no se proyecte como política de Estado comprometiendo a todos sus funcionarios; por ejemplo, mientras el Presidente habla de paz,su ministro de Defensa hace sonar los “tambores de la guerra” (Medina, 2012), yen sintonía con la retóricauribista, calificaa la guerrilla de terroristas y bandidos.

También, existe el riesgo de que las FARC intenten prolongar la negociación, tanto Tomochenko comoMárquez han planteado que no existe tiempo límite para negociar,llevando el proceso hasta el 2014 para incidir en el resultado de la elección presidencial, como en 1998 y 2002.

No puede perderse de vista que el fracaso del proceso le abre grandes posibilidades al uribismo, que sigue siendo una fuerza política importante, de volver a la Casa de Nariño.

Otro interrogante es la unidad en la cúpula de las FARC. Inquietan el ingreso de Iván Márquez, de línea dura, al equipo negociador en remplazo de Mauricio Jaramillo, comandante del Bloque Oriental y quien había liderado la negociación de la agenda de los 5puntos. Lo mismo que la ausencia deJoaquínGómez y FabiánRamírez  jefes del Bloque Sur y quienes participaron del Caguán.

Aunque podría decirse que con las reformasconsolidadas en la Constitución de 1991, el régimen amplió los espacios de participación para la izquierda; gracias a lo cual, 3 candidatos izquierdistas ganaron el poder en Bogotá durante la última década. Esto no significa que la violencia en contra dela izquierda haya dejado de ser parte de la lucha política. Así, no son claras las garantías para que las FARC en un eventual posconflicto, puedan transformarse en partido o valerse de la Marcha Patriótica (MP), movimiento con el que tienen coincidencias ideologías y geográficas, como plataforma electoral, sin que se repita el genocidio de la UP.  En los últimos meses se conocieron  amenazas en contra de la MP, y dedirigentes del Polo Democrático, líderes de restitución de tierras y defensores de DDHH, por parte de grupos armados herederas de las AUC. A esto se agregan los señalamientos del Ejército sobre una supuesta relación orgánica entre la MP y las FARC.

Otro escollo esla politización castrense y su poder de veto en la negociación. Las FFAA ven como un riesgo potencial el ingreso de las FARC en la vida política institucional pues temen que como en Chile o Argentina, sus miembros puedan terminar en el banquillo por las atrocidades cometidas en el curso del conflicto.En una reciente reunión entre académicos y altos oficiales de las FFAA, en que se debatía el papel del Ejército en el posconflicto, el Comandante de las FFAA señalo:”Ellos (las FARC) tienen el objetivo de ganar las elecciones nacionales del 2018. Las elecciones presidenciales del 2014 son sólo una prueba y serán imparables en las urnas si no hay partidos políticos sólidos” En esta reunión se planteó la necesidad de que los militares tuvieranderecho al voto;propuesta que coincidió con una iniciativa radicada en el Senado para restituir el derecho al sufragio a los cerca de 500.000  miembros del Ejército y la Policía.

Las FARC se muestran renuentes a la“justicia transicional”, mientras el Estado en cuanto signatario del Tratado de Roma, esta presionado internacionalmente  a unos mínimos de justicia para crímenes de lesa humanidad. Por otra parte, la participación internacional aun cuando es fundamental, debe ser coordinada para evitar acciones contradictorias o competitivas (Tickner, 2012). Así mismo debeevitarse que tales actoresterminen subordinando el proceso a sus propios intereses.

Finalmente, otro fantasma que rodea el proceso tras 31 años de fracasos, es el “desencantamiento” (Tickner,2012). De hecho, luego del Caguan, los colombianos son bastante severos con las FARC. Por ello, dado que el proceso estará lleno de trabas y altibajos, vale recordar la frase de Mandela: la paz no se hace con los amigos sino que se construye con los enemigos.

Documentos electrónicos

Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera. Disponible en [http://www.indepaz.org.co/?p=2600].
Acceso en 29/10/2012
Colombia’s military faces challenges over peace talks.Disponible en [http://www.bbc.co.uk/news/world-latin-america-19880964].
Acceso en 29/10/2012
Gasto Militar (% del PIB). Disponible en[http://datos.bancomundial.org/indicador/MS.MIL.XPND.GD.ZS].
Acceso en 29/10/2012
Gobierno y FARC en Oslo: golpe de realidad. Disponible en [http://www.semana.com/nacion/gobierno-farc-oslo-golpe-realidad/186773-3.aspx].
Acceso en 29/10/2012
MEDINA, Medófilo. ¿Camino de Oslo y de La Habana? Disponible en [http://www.razonpublica.com/index.php/conflicto-drogas-y-paz-temas-30/3239-icamino-de-oslo-y-de-la-habana.html].
Acceso en 29/10/2012
RAMIREZ, Socorro. El giro de la política exterior colombiana. Disponible en [http://www.nuso.org/revista.php?n=231].
Acceso en 29/10/2012
LONDOÑO, Fernando. ¿Quiénes son esos señores? Disponible en [http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/fernandolondoo/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12312008.html].
Acceso en 29/10/2012
Nueva Amenaza del Ejército de restitución de tierras contra Iván Cepeda.  Disponible en [http://www.elespectador.com/noticias/politica/articulo-382634-nueva-amenaza-del-ejercito-de-restitucion-de-tierras-contra-ivan].
Acceso en 29/10/2012
OEA: Están dadas las mejores condiciones para un proceso de paz en Colombia. Disponible en [http://www.elespectador.com/noticias/paz/articulo-383099-oea-estan-dadas-mejores-condiciones-un-proceso-de-paz-colombia].
Acceso en 29/10/2012
RUEDA, María. Gracias, Iván Márquez Disponible en [http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/maraisabelrueda/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12322445.html].
Acceso en 29/10/2012
TICKNER, Arlene. Lecciones de paz. Disponible en [http://www.elespectador.com/opinion/columna-381536-lecciones-de-paz].
Acceso en 29/10/2012
Un Ejercito Anti-restitución. Disponible en [http://www.elespectador.com/noticias/politica/articulo-357427-un-ejercito-anti-restitucion].
Acceso en 29/10/2012
Alexander Arciniegas Carreño é doutorando em Ciência Política pela Universidade Federal do Rio Grande do Sul – UFRGS (arciniegascol@hotmail.com).

Esse site utiliza o Akismet para reduzir spam. Aprenda como seus dados de comentários são processados.